quinta-feira, 26 de junho de 2014

La Celeste entrará mordida

La Casa Embrujada



El Uruguay tiene un fantasma: 1950. El Uruguay tiene un zombi: Álvaro Pereira, desmayado, despertado y reenganchado contra Inglaterra. El Uruguay tiene un vampiro: Luis Suárez, mordedor en serie, de caninos vivos contra Itália. El Uruguai es, además de un conjunto brillante de improbabilidades, una Casa Embrujada.

No lean en esta exaltación al Uruguay-Levanta-te-y-Anda un elogio a lo que hizo Suárez, no: Suárez debe ser punido. Si una mordida, filmada y captada con precisión odonto y criminologica, no representa conduta antideportiva, nada más significará – e inversores se apresurarán a inaugurar un buffet de fêmures.


Aún así, y por eso mismo, que absurdo es este Uruguay. En las orígenes de este equipo, en su fortalecimiento, repito, improbable deste Uruguay, hay algo que desafia cualquier cartelera estatistica. En la proyección de un frío analista de imperios y civilizaciones, el Uruguay talvez ni existiera más, quizás tendría una seleción fuerte. Y con todo ahí está: el Uruguay de 2014 es un poema de Benedetti con banda sonora de death metal.

Pisa los campos Uruguay para vencer? A morir – pero, para mi, hay algo más allá : ningun cuadro recuerda más del porque a mi me gusta el futbol. La tragedia y la vuelta de tuerca, la gloria chueca de los héroes que erran y de los que se sacrificam errando, el reconocimiento de los límites y el manejo de las parcas fuerzas: el Uruguay monta su tablado sobre el abismo – y no hay nada más humano.

Un país vazio. Campos abiertos al viento que susurra. Un equipo de muertos e vivos. El Uruguay tendría que ser esta Casa Embrujada.


Y cuanto a Suárez? Que Lars Von Trier dirija su cinebiografia.

Fonte: http://globoesporte.globo.com

Tradução ao Espanhol : Confraria dos Poetas de Jaguarão
Postar um comentário