sábado, 10 de agosto de 2013

Las Rutas de Eros - Yvette Trochon

O tráfico de brancas no Atlântico Sul. Argentina, Brasil e Uruguay (1880-1932)

Editorial Taurus - Buenos Aires, 2007 -  ISBN 9874959177


De una historiadora acostumbrada a indagar, a escarbar los pormenores del bajo mundo rioplatense, Las rutas de Eros es un estudio sobre la trata de blancas que busca ir más allá de las clásicas historias narradas por la prensa y la literatura, de malvados “mercaderes de carne humana que se lanzan sobre cándidas y vírgenes víctimas para dominarlas mediante la seducción, la violencia y la perversidad”.

Para ello, Yvette Trochon analiza con minuciosidad los distintos factores característicos de ese comercio inmoral que tenía a Europa como gran proveedor, y a la Argentina, Brasil y Uruguay como centros de colocación. Las organizaciones que estaban implicadas, las políticas públicas que lucharon contra el tráfico, y los diversos intentos de organismos internacionales y de acciones privadas para ponerle fin serán, entonces, algunos de los ejes de este trabajo.

Entre las razones que encuentra la autora para explicar la consolidación del fluido traslado de jóvenes europeas a las principales ciudades sudamericanas, la más importante parece ser, sin dudas, la oleada migratoria de fines del siglo XIX y comienzos del XX. Como tantas veces se ha remarcado, los grandes vapores no traían de Europa solamente su gala, su ciencia y su civilización. Con el progreso nacido en los fabulosos centros industriales del Viejo Continente también venía la escoria que no progresaba allá. Hombres y mujeres astutos que pergeñaban notables mentiras para arrastrar a las blancas vírgenes que nutrirían los mercados del sur. Salidas de varios focos de aprovisionamiento, como Francia, Rusia y Polonia, esas mujeres de entre quince y veinticinco años iban a dar con los puertos de Buenos Aires y Rosario, en la Argentina; con el de San Pablo, en Brasil; y, en menor medida, con el de Montevideo, en Uruguay. Para Trochon, este circuito particular se debió, básicamente, a que estos países ostentaban un altísimo índice de masculinidad, propio de los lugares receptores de inmigrantes, y en parte también, por la doble moral de la época que permitía “la existencia de algunas mujeres, las prostitutas, listas para cubrir las perentorias urgencias” en una sociedad que establecía que la virginidad femenina hasta el matrimonio era imprescindible.

Distinta era la situación en Europa, donde el comportamiento sexual de los hombres y las mujeres cambiaba abruptamente, y los tradicionales burdeles y prostíbulos caían en decadencia. Sin embargo, el negocio no dejaba de ser lucrativo sino que tan solo se mudaba al sector americano donde la demanda crecía con los aluviones de inmigrantes que desbordaban las estructuras de sociedades aún en proceso de formación. Las jóvenes que fueron traídas, principalmente desde los puertos de Marsella, Liverpool, Lisboa o Burdeos, eran captadas por las organizaciones de prostitución establecidas y consolidadas en el continente. Estas asociaciones de proxenetas que manejaban todo el comercio eran en su mayoría de origen judío o francés. Entre ellas las redes más destacadas fueron la “Zwi Migdal”, la “Askenasum”, “la Milieu” y la “Alliance Fraternelle”.

Pero los personajes involucrados en la compra y venta de mujeres no eran simplemente los infames traficantes y sus víctimas. El desarrollo de la actividad no podía funcionar sino bajo una aceitada y compleja red de protagonistas y cómplices: además de la materia prima y los mercaderes que la transportaban estaban “los proxenetas, los dueños de los prostíbulos, los regentes y las madamas. También existía una miríada de personajes menores que cumplían su rol en este intrincado mundo”. Complicado mundo en el que había que evadir la acción de las organizaciones internacionales, corromper a las policías nacionales y funcionarios aduaneros, financiar pasaportes falsos, pasajes de tren y barco, y los honorarios de atareados abogados.

La obra de Trochon está dividida en dos partes de las cuales la primera está dedicada a los casos particulares de Argentina, Brasil y Uruguay, sus rutas internas, su interconexión y las redes que dominaban el mercado. La segunda es una profunda recopilación y análisis de la lucha contra la trata, la legislación de los países implicados y las acciones de diferentes organizaciones que pelearon por el desbaratamiento del comercio de mujeres.

El estudio, que arranca aproximadamente desde el año 1880, se extiende hasta 1932, momento en el cual el traslado de muchachas europeas conducidas a los prostíbulos sudamericanos comienza a mermar, para paulatinamente generar “la colocación de jóvenes sudamericanas en el mundo de la prostitución europea, estadounidense, asiática o africana”. Algunas de las razones que dan sentido a este repentino cambio se relacionan con las mayores restricciones de una Europa en serios conflictos políticos, el fin de las grandes oleadas migratorias y la consolidación de patrones sexuales más libres.

Nacida en Montevideo, Yvette Trochon es autora de numerosas obras, entre ellas: Las mercenarias del amor. Prostitución y modernidad en el Uruguay, e Historias de la vida privada en el Uruguay. Individuo y sociedades. Publicado por la editorial Taurus en 2006, Las rutas de Eros es un acabado estudio del nuevo comercio de esclavos que comenzó a desarrollarse entre Europa y Sudamérica a poco tiempo de abolida la trata de negros y que, entre alegorías, vulgarismos y suspicacias se dio a conocer como trata de blancas.


Nota : Esta obra de Yvette Trochon foi a fonte inspiradora para Aldyr Garcia Schlee escrever seu novo livro Contos da Vida Difícil  a ser lançado nacionalmente no dia 23 de agosto de 2013 na Bibliotheca Pública Pelotense. 


Postar um comentário