quarta-feira, 4 de maio de 2011

La alta suciedad

CARICATURA - Bartolomeo Passerotti
Séc XVI -XVII - Do livro História da feiúra

De Luis Catorce, de Francia,
dicen que no se bañaba,
pero un imperio reinaba.
La Historia no da constancia
si fue a fuerza de fragancia
o por su origen divino.
Este rey al mundo vino
y tres veces se bañó:
¡una fue cuando nació,
la otra, para casarse,
y la tercera, al marcharse,
o sea, cuando murió!

En Inglaterra, sus lores,
y en otras cortes de Europa,
tamizaban con la ropa
y con esencia de flores
aquellos malos olores
que los cuerpos despedían;
mientras las damas reían
y los señores hablaban,
ambos sexos coqueteaban
al son barroco que oían.

¡Hemos ganado en aseos
y perdido en elegancia,
pero ese tiempo y distancia
sigue intacto en los museos!
¡Excursiones y paseos
para todas las edades,
recorren esas ciudades
como en un cuento de hadas,
a salvo y recuperadas
de pestes y enfermedades!

Con tanta preocupación
por estar limpio, ya creo
que hasta te tachan de feo
si no te aplicas loción,
y el aroma del jabón
lo cubres con más ungüentos,
para que todos, contentos
como perros, la fragancia
se huelan, ¡siendo que en Francia
los reyes eran mugrientos!

                 Darío García  
                 março de 2011
Postar um comentário