sexta-feira, 28 de outubro de 2011

Diário El País traz DVD sobre Artigas na Edição de amanhã, dia 29.


La historia de Artigas llega ahora en DVD

Película. "Artigas, la redota" sale mañana con El País con varios extras llamativos

GUILLERMO ZAPIOLA


Mañana saldrá a la venta en DVD junto con este diario el film "Artigas, la redota" de César Charlone, con el plus de varios extras. El acontecimiento justifica reflexiones adicionales sobre un film que importa.
El juicio crítico sobre la película en sí misma ha salido ya en estas páginas y sería una redundancia insistir sobre él. Esas líneas siguen vigentes, pero ahora interesa más destacar otros aspectos del fenómeno implicados en la existencia y difusión de la película.
Es inevitable ubicar a la obra de Charlone en ese marco más amplio del Bicentenario de alguna cosa (ciertamente no de la Independencia) que ha comenzado a celebrarse este año aunque pudo ser antes o después. Como se dijo hace unos días en un inteligente seminario en la Universidad Católica presidido por la historiadora Ana Ribeiro, los tiempos políticos (y su necesidad de "celebraciones") son irrelevantes. Importan más las "conmemoraciones" de los hechos históricos, con lo que implican de reflexión y debate sobre acontecimientos del pasado que nos marcaron como país y siguen haciéndolo.
Cuando Charlone presentó su película en el teatro Solís, una de sus mejores observaciones fue la de que creía haber cumplido por lo menos con uno de sus objetivos: colocar a Artigas en el centro del imaginario colectivo, confrontar al prócer de la pantalla con el que cada espectador lleva dentro de su propia cabeza.
Ya ha sido dicho que una de las virtudes de la película es justamente la de discutir una imagen que, en puridad, no existe. Lo que hay son reconstrucciones: la oficial de Blanes (que el film señala inteligentemente que pertenece a la leyenda, mientras la "realidad" debe ser buscada en fragmentos de otras obras del pintor) o del monumento de la Plaza Independencia, las muy especulativas de los dibujos de Zorrilla. Invitar al espectador a buscar "su" Artigas y acaso cuestionar al oficial es uno de los claros aciertos del film.
El otro proviene del hecho de tratarse de uno de los escasos intentos del cine uruguayo por recrear la historia nacional: hay que retroceder hasta el atendible documental de Gras José Artigas, protector de los Pueblos Libres, el acartonado Desembarco de los Treinta y Tres Orientales de Melino, o la más cercana Mataron a Venancio Flores, para encontrar un empeño similar, y este es sin duda el más ambicioso y logrado.
La edición en DVD incorpora algunos extras que lo enriquecen. En uno de ellos Ana Ribeiro, el guionista Pablo Vierci, el director Charlone, el actor Esmoris y otros discuten la figura de Artigas. En otro se explica que no es un disparate que el Joaquín Lencina del film haga uso en combate de la "capoeira", esa forma de lucha característica de los afrodescendientes del Brasil. Entradas adicionales tienen que ver con otras maneras de pelea (el concepto de honor asociado al puñal), el papel que los negros jugaron en la gesta artiguista, o la presencia de la payada en la película. También hay una selección de escenas que fueron suprimidas del montaje definitivo: es una pena que por lo menos una de ellas (que involucra a un grupo de saqueadores) no haya sido conservada en la versión que circuló en cine.

Héroe a escuchar

Otro de los méritos adicionales de la edición de Artigas que se podrá adquirir a partir de mañana es que incluye una versión para discapacitados visuales. Es la primera vez que un film uruguayo incorpora el procedimiento en DVD.
La audiodescripción es una técnica que incorpora a la obra audiovisual una pista de audio que describe la imagen en los espacios que deja libre la banda de sonido. La locución se integra a la banda sonora y describe detalles de la acción, decorados y personajes.

Postar um comentário