segunda-feira, 23 de agosto de 2010

MIRANDO AL SUR


Foto J. Passos


Si debo confesarte lo que siento,

si tan sólo te importa la verdad,

diré que puedo hacerte un monumento,

pese a que no lo exponga en sociedad...


Bien sé yo, niña clara, que mi intento,

adolece de cierta ingenuidad,

pero prefiero el bien sin aspaviento,

a la viveza con publicidad.


Y así, mirando al sur, me he levantado,

soñando que posás frente a tu atril,

¡con un gorro coqueto, bien calado,

pintando un lienzo en mora, gris y añil!


Cuando llegue el otoño, lo pasado,

se vestirá con el oro de abril;

¡qué bien vendría un tinto madurado

entre Mendoza y el sur del Brasil!


En esos ojos de color safiro,

azules, te dirían, como el mar,

podría navegar si bien los miro,

llegando a puerto, o hasta naufragar.


¡Pintame una sirena en tu retiro,

un beso rosa, una luna de azahar,

o haceme un relicario de suspiro

que una lágrima prenda al resbalar!


Ya sé que sos, antes mujer, que artista,

pero me encanta esa feliz fusión,

¡pues no hay mortal sensible que resista

frente al misterio de la creación!


Te mando un corazón en amatista,

y algunos versos para tu canción...

¡Ni santo, ni amoral, ni moralista,

soy sólo un hombre urgido de emoción!


Dario Garcia (Uruguay)

Postar um comentário