domingo, 4 de setembro de 2011

Don Florindo

O Inverno - Giuseppe Arcimboldo

Hoy les quisiera contar
el caso de un caminante,
buen prosista e hilarante,
que, sin querer ostentar,
me confidencia al tronar,
como el oleaje en un fiordo,
tal vez por creerme sordo
o lento de entendedera:
"¡yo busco una compañera
pa' amarguear y comer gordo!"


Se presenta "soy Florindo,
hijo de Flor y Florencio;
me crié con el silencio
de un tiempo que era más lindo.
Si hoy, memorioso, le brindo
la experiencia de mis canas,
no crea que, por tempranas,
fueron más madrugadoras:
sumé de a miles mis horas
y aun me quedé con las ganas."


"De joven he trabajao
como peón y jornalero
y pa' ganarme el puchero
siempre he sido bien mandao.
A veces, acompañao,
recostado a un mostrador,
más que pierna, formador
lo he sido, sin percatarme,
chupándolo, hasta mamarme,
el fruto de mi sudor."


"Y así, los años pasaron
cimbrando mi lomo al sol,
y ahogadas en el alcohol,
mis vivencias, se nublaron,
o quizá se las robaron
los bares de mala fama...
Por mil veces hice cama
en una plaza vacía
donde algún perro dormía
dando calor a la grama."


"Fui borracho hasta que un día
me tuvieron que internar.
El doctor me vino a hablar,
diciendo que si seguía
con la caña, moriría.
Sin ese trago durmiente
me hallé extraño entre la gente.
Por fin me dieron el alta
y una mujer me hizo falta,
ya estando sobrio y consciente."


"Mis compinches de jarana
los fue aventando la vida.
Quise un vals de bienvenida
cuando, una fría mañana,
sin violines, ni campana,
ni novia sobre el altar...
no supe por quien brindar,
parado frente al espejo,
al ver que me mira, un viejo,
que el tiempo empezó a curvar."


"Porque el reloj no perdona,
cuando nos mete el bozal.
El ritmo de cada cual
su carácter lo sazona,
y ya la vida es dulzona,
agridulce, sin sabor,
o repleta de amargor
y tristona como un tango.
Yo fui un cangrejo en el fango
y mi mente era un sopor."


"¡Quién sabe mi suerte llega!
¿Qué me dice usté, paisano?"
Y al darme fuerte, la mano,
le vi esa esperanza ciega
del que, aun perdido, se niega
a sentirse derrotado.
Gastó tiempo y fue gastado
por el vicio y por la vida.
¡Llegó y se fue sin querida,
solterón y esperanzado!

Darío García - Jaguarão; 29/ 08/ 2011
Postar um comentário